La anticorrupción se ha convertido en una de las principales banderas de la campaña: da votos y es un pegajoso eslogan. 

Los quijotes anónimos contra la corrupción: más allá del discurso de campaña. 

— Pero hay líderes anónimos que combaten la corrupción en su día a día y no solo cuatro años. Acá sus historias:

“En Colombia ya no hay corrupción, hay crimen organizado”. 

Son 4 los veedores que vigilan la contratación del presupuesto participativo de su comuna y hacen alertas tempranas o pronunciamientos cuando identifican un caso de posible corrupción. 

— Antes, fue presidente de Junta de Acción Comunal. 

“Ya es una corrupción muy sofisticada”, dice Víctor Hugo de  58 años y coordinador de la veeduría ciudadana de la Comuna 6. 

Víctor Hugo
Quintero
Comuna 6, Medellín

“Se queda en eso, en la demagogia de campaña”. 

“Nosotros estamos en una condición de debilidad muy grande, no tenemos recursos, pero a las personas o a las entidades que les hacemos control tienen muchos recursos.”

Dice Quintero y agrega que hay muy poca voluntad política para acompañar y fortalecer su trabajo:

“Este tipo de causas las lidera una persona que se pone en riesgo”. 

Cuenta Paola Pineda de Red Caquetá Paz, refiriéndose a los líderes y lideresas que denuncian la corrupción en el departamento. 

“Trabajamos el tema de fortalecimiento de líderes porque consideramos muy necesario que tengan herramientas con argumentos, con soporte a la hora de presentar sus denuncias.”

— A esa organización, llegó por amor al Caquetá. 

Florencia, Caquetá 
Paola Pineda

“La anticorrupción la vemos solo como eslogan de campaña.”

Dice Pineda y aclara que igual al Caquetá ni siquiera llegan con ese discurso, pues la corrupción es tanta que abanderar la anticorrupción sería absurdo. 

“Nosotros lo que efectivamente debemos trabajar es desde la búsqueda más bien de gestiones transparentes, no desde esloganes bonitos y bien armados."

“No hay una política que incluya al control ciudadano”. 

“Hacemos programas que fomentan la veeduría ciudadana alrededor de la gestión pública. Acá hay muy pocas organizaciones de veeduría, se han ido cerrando o las amenazaron.”

Al menos no una que lo haga de manera determinada, según Diógenes Rosero de 44 años* y director ejecutivo de la Fundación Foro Costa Atlántica. 

Fue candidato a la alcaldía de Barranquilla en 2019.
Barranquilla 

“En los programas de gobierno no están las reformas necesarias”. 

“Si no le damos garantía a la gente para que denuncie, pues no vamos a solucionar el problema. Y tiene que ver con las garantías, de que la gente pueda hacer veeduría sin ser amenazada.”

Según Rosero, así ondeen la bandera, al revisar los programas de los candidatos no hay acciones reales contra la corrupción.

“La indignación por sí sola no es suficiente.” 

“Tenemos tres enfoques: hacer investigaciones académicas para llevar soluciones a las instituciones, capacitar directamente a las comunidades y visibilizar la corrupción.”

Concluye Santiago Parra, que fundó hace cinco años la Red Universitaria Anticorrupción con compañeros de la universidad. 

Bogotá

“Se volvió la bandera de todo el mundo.” 

“¿Cómo me vas a materializar esa lucha contra la corrupción? ¿qué vas a hacer?’ Que no traguen entero.”

— Que pregunten: 

Para Parra la campaña electoral es frustrante: “tenemos la tarea de que la gente no se quede con lo que dijo tal político o tal candidato que dice querer combatir la corrupción.”

Red Universitaria Anticorrupción

Ahí está el problema para Carlos Edwin Ararat, quien hace 10 años dirige la Corporación Colombia Joven en el Norte del Cauca. 

Para tomar decisiones de manera consciente y crítica. Lo hacen por medio de espacios de formación, debates y conversaciones entre  grupos juveniles desde la identidad étnica y la participación política.

— Capacitan a gente de sus comunidades.

Norte del Cauca

“La gente asume que eso es normal”. 

“No es bueno que simplemente tú hables de la lucha anticorrupción para agradar a otros y a otras”, dice Arat. Según él, el proceso de paz puso el tema en la agenda. 

“Antes, los que luchábamos por temas de corrupción ni siquiera nos escuchaban.”

“Lo que molesta es que lo digan porque todo el mundo lo está repitiendo” .